Arhiva | 11:35

Trucos de orden

17 sept.


Los reyes de las listas 

Son la base de su organización. Listas de tareas, de la compra, agenda al día con citas de médicos, compromisos… Lo anotan todo y así no se les pasa nada. Y a medida que van cumpliendo con sus ‘to do’, van haciendo la muesca correspondiente. Pero ojo, demasiadas listas tampoco son buenas. Solo las justas y necesarias, porque si caes en el exceso, se produciría el efecto contrario. 

Antes de ir a dormir, recoger 

Es otro de sus eficaces secretos para tener la casa a punto para recibir al nuevo día. Si antes de salir y antes de acostarse dedicas tan solo 15 minutos a recoger, hacer camas, fregar platos… el mantenimiento será continuo. Dejar la mantita o plaid del sofá bien plegado es un detallito que dará una gran sensación de orden. No dejan para mañana lo que pueden hacer hoy. 

Directo a su lugar 

La decoración de sus casas les facilita el orden. Por ejemplo, si en el recibidor pones un zapatero, conseguirás que al llegar a casa no se dejen los zapatos tirados por cualquier sitio. Si añades un perchero, las chaquetas estarán en su sitio y listas para poner al salir. 

Superficies despejadas 

Las personas ordenadas odian el ‘horror vacui’ o lo que es lo mismo: la acumulación de cosas hasta no dejar ni un hueco vacío. Así que otro de sus secretos es mantener las superficies despejadas para mayor sensación de espacio y armonía en el ambiente. 

Menos es más 

Es su máxima. Su casa tiene los muebles y complementos justos para que resulte cómoda y acogedora. Ni más ni menos. Antes de comprar por estímulo se preguntan si realmente, realmente, lo necesitan. Si dudan, lo descartan. No hay mayor enemigo del orden que la acumulación. 

No les da pereza reciclar 

Los cambios de temporada son buenos momentos para hacer balance de lo que guardamos en casa, con el fin de analizar si lo seguimos usando o no. En el segundo caso, se recicla o se dona, sin piedad. No dejan que las montañas de revistas lleguen hasta el techo, sino que guardan solo algunas y el resto las dejan a sus familiares y amigos. 

Pliegan las camisetas a lo Marie Kondo 

Doblan de tal forma que las camisetas quedan en vertical. Ocupan menos y las ves perfectamente. ¡Se acabó aquello de ponerte solo las de arriba! Si abres los cajones de un armario y los jerseis y camisetas están así, no hay duda: estás ante una persona ordenada. 

Son los ases de clasificar 

Sitúan las cosas allí donde las usan y agrupadas con total lógica. Cajones con clasificadores interiores, cestas y cajas les sirven para que los objetos no se mezclen entre ellos. Lo que más utilizan, delante. Lo que menos, detrás. Además de conseguir que los interiores de los muebles resulten bonitos, hacen que sean prácticos.  

Tienen sus tácticas 

En esto de clasificar entran en juego truquillos muy útiles, como el de guardar los zapatos dentro de cajas de un mismo color y pegar en el frontal una foto de su contenido. ¿Es o no un arte?

Se lo ponen fácil a los reyes del desorden 

Si tienen niños, ponen medios para que estos sean también personas ordenadas con estantes colocados estratégicamente a su altura para que ellos mismos coloquen sus libros, habilitan un armario con cestas donde clasifican los juegos por tipología y les ponen un dibujo o rótulo para que sepan dónde va cada cosa…

De tal palo… 

Tal astilla. Esta idea de una mamá ordenada hará que sus peques le cojan el gustillo a eso de clasificar, porque lo verán casi como un juego. Y de paso, sabrán dónde está aquel juguete que buscan, de un vistazo. 

No pierden los papeles 

Porque no dejan que se acumulen sin ton ni son sobre una mesa, sino que los organizan y guardan en carpetas o archivadores según su temática. 

El orden es un estado mental 

Para las personas ordenadas es así. Si lo tienen todo organizado, sienten una placentera sensación de control que les conduce al bienestar. Para ellos el orden no es solo necesario estéticamente, sino que es algo que va más allá del plano físico; es emocional. 

Siempre saben donde está cada cosa 

Es la magia del orden: si das a cada cosa un sitio y hay un sitio para cada cosa, cogerla cuando la necesitas es pan comido. No les pasa aquello de descubrir al cabo de meses una camiseta de verano con la etiqueta colgando detrás de unos bolsos…

La cocina es sagrada 

Si hay una estancia especialmente atractiva para las personas ordenadas, esa es la cocina. Mantenerla despejada y en orden tiene sus secretos: ubican los productos de uso habitual por encima de la cintura y hasta su estatura, aprovechan el espacio en vertical, con estantes y barras para colgar, agrupan en la misma zona la vajilla, la cubertería y la cristalería…

Más trucos 

Ponen las especias y la sal cerca de la zona de cocción y sus cajones siempre incluyen separadores para que el contenido no se mueva y se mezcle.

Cu doi copii mici de mult timp caut un articol despre cum sa imi fie mai usor sa pastrez ordinea la noi acasa.

Imi pare rau ca nu l-am gasit in limba romana, dar pe scurt este vorba despre a face liste cu lucrurile importante, inainte de culcare strange, mai putin inseamna mai mult, suprafete curate, clasificare si reciclare, fiecare lucru are un loc…

Eu insumi am doau reguli simple:

1. Haine, jucarii, vesela

Dimineata dupa micul dejun imi repet aceste trei cuvinte si am grija sa le pun la locul lor. Seara la fel.

2. Un raft pe zi.

Efectiv in fiecare zi aleg un sertar sau un dulapior, sau un raft, de unde scot tot si fac curat.

Functioneaza!